Un joven inventa un guante que traduce la lengua de signos

El joven norteamericano Ryan Patterson ha diseñado un guante sensor que puede interpretar los movimientos de la mano en la lengua de signos y luego traducirlos a textos en una pequeña pantalla.

La idea surgió cuando Patterson, de diecisiete años, se encontraba en un local de comidas rápidas de su ciudad natal en Colorado (EEUU).

El joven observó como un grupo de personas sordas que estaban comprando, en lugar de comunicarse con el cajero, lo hacían con una tercera persona mediante lengua de signos para que éste hiciera el pedido por ellos.

A partir de ahí, el joven desarrolló este guante sensor que le valió un importante premio en la Competencia Siemens Westinghouse de Ciencia y Tecnología y una distinción similar en la Feria Internacional Intel de Ciencia y Tecnología.

Patterson no conocía a ninguna persona sorda ni muda, pero había leído sobre una chica que asistía al colegio en compañía de un traductor, cuyo coste corría por cuenta del distrito escolar.

En opinión del joven inventor "hay mucha demanda de traductores, pero éstos son muy pocos y caros y entonces se me ocurrió que esto (el guante sensor) podría ser una forma de tener más independencia".

Con la ayuda de un guante de golf, una placa, un notebook y algunos elementos electrónicos básicos, Patterson, que había empezado a trabajar en diseños electrónicos a los cinco años, creó el Traductor de Señas.

Luego empezó a refinar su invento y reemplazó la computadora portátil por un pequeño módulo inalámbrico de receptor y pantalla, tras lo que solicitó la patente.

Cuando concibió el proyecto, Patterson se dio cuenta de que necesitaría sensores que pudieran leer las posiciones de los dedos.

Pero los sensores tenían que estar sujetos a algo.

Se decidió por el guante de golf porque tiene todos los dedos y está hecho de cuero fino, lo que hace que resulte más fácil para identificar las señas.

La cuestión era saber como podría advertir la computadora si una mano formaba una letra u otra.

Patterson diseñó un software que puede "aprender" letras o palabras mediante cálculos basados en la distancia de los dedos y la mano.

Como el tamaño de las manos varía según la persona, y como también las señas de cada uno varían -al igual que la inflexión de la voz- el software incorpora las particularidades de cada individuo, después de lo cual el guante queda listo para entrar en acción y traducir los movimientos de los dedos en aproximadamente la quinta parte de un segundo.

Fuente: SOLIDARIDADDIGITAL

Imprimir