PROGRAMA BILINGÜE PARA NIÑOS SORDOS

En una gran parte de la historia de la educación de los sordos en Colombia se ha basado en el modelo clínico y la visión del sordo como persona deficiente.

En las escuelas para sordos se han desarrollado muchos métodos para rehabilitar la audición y enseñar la lengua castellana oral.

Además, se ha ignorado a la comunidad sorda en la educación de los sordos.

ATENCION TEMPRANA

El deseo de que los sordos hablaran la lengua oral llegó al entorno educativo y se decidió seguir con la atención temprana a los niños sordos menores de 5 años.

Por lo tanto, el que los padres consideren la sordera de sus hijos desde una visión clínica hace que los niños lleguen a la edad escolar más tarde y sin ningún dominio de lengua alguna.

Ante esto el INSOR consolida el Programa Bilingüe de Atención Integral para Niños Sordos Menores de Cinco años.

Se desarrolla en un espacio como una guardería donde los niños reciben un cuidado diario por personas de la comunidad sorda.

Allí los niños aprenden, naturalmente y en las etapas que los niños oyentes, su primera lengua, la LSC.

CONDICIONES DEL PROGRAMA

El programa se desarrolla en tres partes:

1. La atención integral Acciones, procesos y relaciones que se construyen en el día a día para desarrollar las cualidades de los sordos menores. Los juegos son el mejor método para conocer el mundo y tomar la primera lengua. La labor la realizan personas adultas sordas y educadores, así como la familia.

2. Desarrollo lingüístico y comunicativo Todas las actividades se realizan a través de la LSC, mediante el equipo de personas del equipo de adultos sordos y la comunidad sorda en general. En todas las actividades los adultos sordos ayudan al desarrollo comunicativo y lingüístico de los niños que aprenden la LSC.

3. Formación de padres y de adultos sordos Se da especial atención a la formación de los padres de familia con el propósito de acercarles a la comunidad sorda y el aprendizaje de la LSC, dar respuesta a preguntas que tengan sobre distintos temas que afecten el desarrollo de su hijo y dar apoyo psicológico cuando lo pidan.

CONCLUSION

Esta forma de ver la atención del menor sordo es una propuesta con respeto a su situación lingüística.

Al no desconocer la convivencia, se decide que la adquisición de una primera lengua es fundamental para el aprendizaje de una segunda lengua.

FUENTE:www.planetavisual.org

Imprimir