Intentó estudiar y graduarse en una escuela normal, pero su discapacidad auditiva no le permitió asimilar correctamente las enseñanzas, por lo que tuvo que retirarse.

Ya joven, tampoco tuvo suerte para conseguir trabajo, pues los empresarios alegaban que los problemas auditivos, asociados a la dificultad para hablar, no le permitirían desenvolverse.

No obstante, esto no incomodó a la presidenta de la Asociación de Sordos del Guayas, Yanina García Rosero, quien pese a estas "injusticias" -como ella las califica- sigue adelante.

García, de 33 años, hizo un llamado a las autoridades y empresarios para que se dé mayor apoyo y participación a las personas que padecen discapacidades físicas, recordando que el pasado 3 de diciembre se celebró el Día del Discapacitado, y el 10 el de los Derechos Humanos.

"Yanina considera que el discapacitado sufre discriminación en Ecuador, porque no hay escuelas especiales para ellos, y no tienen oportunidades de trabajo", refiere su madre Susana Rosero, quien hace de intérprete de su hija.

La discapacidad no detuvo las ganas de Yanina para seguir adelante y demostrar que puede estudiar.

En junio obtuvo el bachillerato en un colegio fiscal y se matriculó en la Universidad de Loja para seguir un curso a distancia en la carrera de educación básica.

Actualmente está en el primer ciclo. "Yanina quiere prepararse para poder ayudar a quienes padecen su problema y demostrar que pese a su discapacidad puede triunfar", recalca Susana.

Fuente: eluniverso.com de Ecuador

Imprimir