DIFERENTES RUMORES APUNTAN A QUE LA INFANTA LEONOR DE BORDÓN ES SORDA

El periodista y escritor donostiarra Javier Ortiz comenta abiertamente en su blog personal la supuesta sordera de la infanta Leonor de Borbón como una de las posibles razones de que no pueda ser futura reina. También comenta que tiene antecedentes (como ocurrió con Jaime de Borbón, ya fallecido, tio del actual Rey de España, quien se quedó sordo a los 4 años y renunció a ser rey en 1933 presionado por su padre, Alfonso XIII).

Fuente: Difusord (Septiembre de 2006)


A continuación el Blog del periodista Javier Ortiz donde se incluye el rumor/noticia:

http://www.javierortiz.net/jor/apuntes/un-lio-y-una-parida

A continuación transcribimos el artículo aparecido en Minoría sorda leído el día 28/09/2006

RUMORES REALES

El chisme circula desde hace meses por la comunidad sorda y también llegó a los mentideros de Madrid que, hoy en día, son más bien un espacio mental, que no físico, donde los periodistas dejamos la pluma y hacemos honor a la oculta y verdadera vocación de porteras. En fin, hoy se comentaba en esos ambientes que la supuesta "sordomudez" de la infanta Leonor ha sido el verdadero detonante de un embarazo desvelado a toda prisa (apenas un mes de gestación).

Un rumor de ida y vuelta que colea desde el verano y al que muy pocos daban crédito.

Eso hasta ayer, en que nos quedamos cejijuntos y con la boca abierta. No es para menos, porque con el embarazo de Doña Leticia llegaba un comentario de otro Ortiz, de nombre Javier, también periodista pero mucho más iconoclasta, que dejaba caer en el último apunte de su Blog el chisme bomba del momento.

Recapitulemos: nuevo aspirante a la Corona de España, reforma constitucional aplazada hasta mejor fecha y en medio una monísima infanta que quizá no pueda ser reina, por ser sorda y no por ser niña. ¿Secreto de Estado? ¿Aplazamiento intencionado de la cuestión sucesoria?

La verdad es que la historia destila morbo por los cuatro costados y tiene un argumentazo de suspense estupendo; aunque resulta demasiado enrevesada para ser cierta.

Pese a todo, el rumor nos deja un malestar de fondo considerable. Bajo las palabras, tengan o no fundamento, se esconde un mensaje bastante ladino: se puede reformar la Constitución para que una mujer llegue a reinar, siempre y cuando sea una reina sin tara, ni mácula. Una reina oyente, por supuesto. Y es ahí cuando crepita el mal rollo. Qué interesante dilema para una democracia tan moderna como la nuestra. Qué patada en el alma de la diversidad.

Fuente: Minoriasorda.com (28/09/2006)