Retrato de una mujer sorda
"Uruguay se olvida de las personas sordas"

Fernanda Bonilla, mujer, maestra y profesora sorda nunca pensó que su sordera fuera una barrera para crecer en su vida profesional, todo lo contrario. Tampoco lo sintió así en su vida personal. Trabaja como maestra en la única Escuela de Sordos que hay en el país.

Confiesa que el comienzo de su carrera fue difícil, "tuve que conseguir apoyo para que alguien me pagara el servicio de intérprete". Fernanda nació en Montevideo, tiene 32 años, esta casada y tiene dos hijas: Mikaela y Martina.

Desde niña se notó su vocación de maestra, "siempre me gustó, jugaba a ser maestra con mis hermanos, y mi madre también los es, a lo mejor tiene que ver con eso".

Sus estudios primarios los realizó en la única Escuela de Sordos que existe en el país. Cuando se encontraba cursando segundo año, cambió el horario siendo diferente al resto de las escuelas, hasta sexto grado.

Y el Instituto lo cursó sin intérprete: "Todos mis compañeros me prestaban los apuntes, luego los estudiaba en casa, y de esa manera terminé mis estudios. Los exámenes siempre fueron escritos y en el oral nunca pude participar por carecer de intérprete".

Confiesa haberse encontrado en el camino con muchas dificultades, a lo largo de su carrera varios fueron los obstáculos pero nada impidió que Fernanda recibiera en el año 1999 su título de "Educadora" como "Maestra Común". Fernanda trabaja con chicos que se encuentran en sexto año escolar y por medio de la Lengua de Signos imparte todas las materias curriculares al igual que otra maestra cualquiera.

Hay muchas discapacidades, entonces la gente dice: "ay, pobre los ciegos que usan bastón", "ay, pobres lo que andan en silla de ruedas", pero el sordo los ves y es normal. La persona no se da cuenta si es sordo, parece que no necesitara nada, que no tuviera un problema, pero sí lo tiene: la comunicación.

Tenemos muchas barreras en ello. "La vista lo es todo, es como si escucháramos a través de los ojos. El sordo mira mucho el movimiento de las cosas. No escuchamos el canto de los pájaros pero los vemos volar, vemos sus colores, en nuestro mundo la imagen impacta.

La persona oyente va a la playa observa el mar porque encuentra tranquilidad, silencio; pero el sordo no puede estar tranquilo en esa situación, para nosotros es inseguro, porque no hay nada.

Voy al cine si la película es subtitulada, pero al teatro no, todos hablan de él pero yo nunca voy a poder ir". Hay muchas cosas que nos llegan tarde y que para la persona común son normales, cotidianas que tienen que ver con toda la parte sociocultural de nuestro país, manifestó Fernanda.

Un ejemplo citado por ella fue el de los clásicos dichos y refranes tan comunes para todos como por ejemplo: "Perro que ladra no muerde". "Yo los descubrí leyendo, y traté de entenderlos, luego me di cuenta de lo que era y pregunté y alguien me dijo que eso significaba un dicho, un refrán. Pero todo lo descubrimos tarde. Nos falta mucha información".

Fernanda se lamenta de que siempre se tengan que enterar a destiempo de todas las cosas que ocurren en la sociedad. A pesar de las barreras informativas que están presentes en la sociedad uruguaya, esta maestra de 32 años siente que todos los sordos tienen que aprender y además deben identificarse con los demás sordos. "En el caso de los niños por ejemplo, necesitan ver mayor cantidad de sordos trabajando con ellos; me gustaría transmitirles que ellos pueden lograr lo que se propongan, pesar de todas la barreras que tenemos, tienen que continuar".

En la actualidad las nuevas tecnologías y el internet han traido avances importantes en la comunidad sorda, expresa Fernanda. "para nosotros internet es un gran avance en materia tecnológica, por ahí nos enteramos de todo o casi todo; lo que algunos catalogan de negativo, la comunidad sorda lo evalúa como positivo.

Los ayuda a desarrollar la lectura, la escritura, y familiarizarse con las palabras que no conocen".

El mundo de las tecnologías ha proporcionado avances muy positivos para las personas sordas que comenzaron a acceder a otro tipo de información, quizás la más usual sea la lectura de los diarios digitales, porque nos permite acceder también a la información en nuestra propia lengua.

Fuente: Diariosigno (10/03/2006)

Imprimir