UNA LLAMADA DE ATENCIÓN
La Associació de Pares de Nens Sords de Catalunya (APANSCE) lamenta la inacción de la Consellería d'Educació

La Associació de Pares de Nens Sords de Catalunya (APANSCE) está decepcionada y descontenta de la actuación de la Consellería D'Educació y exige el cambio de la responsable de los servicios educativos de niños sordos y de la dirección del Centre de Recursos Educatius (Creda) de Barcelona porque, en su opinión, "su nula gestión" ha tenido una repercusión negativa en el proceso educativo de los alumnos que presentan esta discapacidad.

En Catalunya existen unos 1.090 niños sordos (censo del 2004), la mayoría ubicados en el área metropolitana. Conxita Leal, presidenta de Apansce, explica que solo un 7% de los niños sordos llega a la enseñanza postobligatoria y nada más que el 2% alcanza la universidad. Estas cifras son muy bajas comparadas con las de los países del norte de Europa y América, en la que los niños sordos alcanzan resultados muy similares a los del resto de los alumnos.

Este año, la ley que reconoce el lenguaje de signos y su papel en la educación de los niños con esta discapacidad entrará en el Congreso de los Diputados, y el nuevo Estatut de Catalunya también realiza este reconocimiento. Por el contrario, explica Conxita Leal, "Educació no ha demostrado ni el liderazgo ni la comprensión de lo que significa la educación de los niños sordos. El año pasado fue un año perdido y los buenos profesionales fueron apartados del trabajo que desarrollaban con niños sordos".

Leal recalca que su asociación no pretende imponer la lengua de signos "a nadie. Simplemente creemos que los padres tienen derecho a saber, y así podrán elegir, que además de la modalidad oralista -fonética y lenguaje oral-, existe la bilingüe, o de signos". Argumenta que los padres que tienen miedo a la lengua de signos "es por desconocimiento. Este recurso puede evitar un proceso muy doloroso para las familias, porque cuanto antes se empiece a aprender, mejor".

A su juicio, Educació "no ha sabido renovar los gestores del servicio de educación especial, ni ha sido capaz de buscar responsables con liderazgo y visión de futuro". En este sentido, insiste en que la educación de niños sordos debe contar con profesionales capaces de realizar rehabilitación fonética -logopedas-, y también tengan conocimiento de la lengua de signos. "En contra de la opinión de la mayoría de los profesores que tienen alumnos sordos y de los educadores que han ampliado su proceso formativo, los responsables de Educació continúan centrándose en la rehabilitación fonética, como hace veinte años", explica Leal. Otro de los aspectos que no se debe descuidar son los servicios de atención a las familias algo que, según Apansce, ni Educació y ni el Creda de Barcelona tienen en cuenta.

Desde Apansce se exige a la Consellería que pase de las buenas palabras a los hechos. "Si se actúa ya y se deja en manos de personas competentes, llegaremos a tiempo de encauzar la situación."

Desde Educació se reconoce que tal vez ha fallado la comunicación a las familias y anuncia que está preparando un opúsculo informativo que estará en los ocho centros Creda que hay en Catalunya para la preinscripción del curso próximo. Portavoces de la Consellería añadieron que la mayoría de las familias opta por la modalidad oralista: de los 13 alumnos con deficiencias auditivas que este curso están matriculados en Barcelona, 9 de éstos siguen la recuperación oralista y 4 la bilingüe o de signos.


FUENTE: La Vanguardia (07/10/2005)
Imprimir