El empleo, la mejor vía para comunicarse con los sordos

El principal problema al que se enfrentan las personas sordas para entrar en el mercado laboral son precisamente aquéllas que no lo están. El reto está en normalizar la comunicación. Aunque parezca una perogrullada, la comunicación es el gran obstáculo de las personas sordas para acceder al mercado laboral.

De esto precisamente es de lo que se queja Santiago Martínez, peón en una empresa de plásticos de Alcalá de Henares. Martínez empezó a recibir clases de logopedía a los dos años -edad a la que empezó a utilizar un audifono- y por tanto puede hablar. A los 21, inició su actividad laboral en un centro especial de empleo y hasta mayo del año pasado trabajaba en el departamento de encuadernación de una empresa ordinaria. Allí es donde más problemas ha encontrado: "Falta de sensibilidad e incluso miedo a dirigirse a nosotros, lo cual resulta absurdo", afirma Martínez, que ha encontrado su actual empleo gracias al acuerdo que la Federación de Personas Sordas de la Comunidad de Madrid (FeSorCam) tiene con la Fundación Randstad para la inserción laboral de este colectivo.

También ha firmado otro acuerdo en materia de empleo con la Fundación Adecco. Bolsa de empleo, organización y difusión de cursos de formación continua y ocupacional, sensibilización, intermediación laboral y prospección empresarial son algunas de las actividades que lleva a cabo FeSorCam, constituida en 1987 y que en la actualidad cuenta con unos 2.300 socios, el área de formación y empleo de esta Federación madrileña ha conseguido 417 contrataciones de personas sordas en diferentes sectores y puestos de trabajo.

En la empresa, aquellos que no tienen problemas de audición no saben cómo dirigirse a las personas sordas, ya que creen que necesitan un intérprete durante toda la jornada laboral: "Esto no es así", afirma Carlos Mª Rodríguez, presidente de FeSorCam. "El trabajador sordo puede realizar sus tareas como cualquier otro, pero sí hay que tener en cuenta que la presencia de un intérprete es necesaria en algunas situaciones, como las entrevistas de trabajo, la firma de contrato, reuniones con trabajadores y cursos de formación de la empresa.

Con su ayuda, puede participar en las actividades que se organicen como un compañero más". Cabe señalar que el servicio de intérpretes de la Lengua de Signos Española (LSE) es gratuito; el único requisito es pedirlo con dos días de antelación a FeSorCam (91 725 37 57).

Adaptación Entre las adaptaciones que necesitan las personas sordas para trabajar en una empresa ordinaria están "la sustitución de las señales acústicas por otras luminosas (alarmas, paneles de avisos) sin coste alguno para la compañia ya que, como señala el Real Decreto 170/2004, existen subvenciones", afirma el presidente.

Por otra parte, para la comunicación diaria con los trabajadores, el presidente de FeSorCam explica que "se puede utilziar, en vez de teléfono, sistemas como el fax, el correo electrónico, notas escritas, mensajes a móviles, messenger...o el servicio de intermediación con el que se pueden poner en contacto personas oyentes para comunicarse con personas sordas y viceversa".

FUENTE: Minoría Sorda (12/04/2005)

Imprimir