Fracaso en la educación para niños sordos de México

"Es grave el problema de la sordera en México. Se ha tenido una marginación de más de un siglo y los programas de educación para niños sordos han sido un fracaso", dijo el investigador José Antonio Noriega Méndez.

Subrayó que el problema es preocupante, pues la mayor parte de las personas sordas son analfabetas, "aunque tengan escolaridad; la escolaridad de este tipo ha fracasado".

"En la educación especial lo único que hacen en realidad es darles un diploma, pero no tienen los contenidos correspondientes, no se les alfabetiza; no saben español, lo que los priva de acceder a un gran parte de la cultura".

En conferencia que ofreció a estudiantes de la Ibero, el académico de la Universidad Anáhuac agregó; "desde hace cien años estamos buscando las formas de atender a los sordos, que les permitan consolidar un lenguaje. Ha habido dos maneras tradicionalmente; el lenguaje de signoss que se da con las comunidades de sordos que tienen esta lengua y otro que pretende organizar a quien la padece"

En esta parte de la oralización ha habido un fracaso tremendo; eso significa que los niños pronuncian palabras pero las entienden, sólo pronuncian palabras aisladas pero no pueden consolidar una comunicación plena, porque la comunicación que requieren para desarrollar la comunicación oral entra por los oídos.

En la misma conferencia participó la maestra Claudia Gutiérrez Millán quien destacó que actualmente se están llevando a cabo en forma experimental el método de la logopedia, que busca activar el proceso de adquisición del lenguaje, en nuestro caso el español.

"Los sordos entran y salen de sexto sin saber leer, ni escribir. Desde hace años promovemos una sistema de educación bilingüe, que tengan acceso al español escrito, y que tengan comunicación con sus compañeros."

Gutiérrez Millán aseveró: "Los que llegan a tener una comunicación por signos, pueden aprender muchas cosas, pero no tienen acceso a lectura y escritura".

Los académicos apuntaron que de la sordera es una de las discapacidades de la cual se sabe muy poco. No se nota. La producción académica es prácticamente inexistente; no sólo en México, No hay muchos datos, no hay muchos profesionales

Señaló que en muchas escuelas se engaña a los padres, creando falsas expectativas y es por ello que deben verificar el nivel de desarrollo que quieren para sus hijos.
Recomendó que los padres que no traten de convertirse en rehabilitadores, para ello hay profesionales; que siempre pongan en duda lo que les dicen los especialistas, pues estos no saben mucho, vienen repitiendo las mismas cosas desde hace cien años.


FUENTE: Minoriasorda (Septiembre 2004)
Imprimir