NIÑOS SORDOS QUE HABLAN Y ESCUCHAN EN DOS IDIOMAS
"En Colombia se estima que el 95% de los niños sordos que nacen con este tipo de discapacidad o la adquieren en la primera infancia, provienen de padres que son oyentes y usuarios del castellano como lengua materna. Por eso entre ellos y sus hijos sordos se establece una barrera comunicativa".

Para Mariana, Leidi, Catalina, Gustavo y Oscar, los cuentos infantiles ..., no eran más que una pequeña parte de una realidad que ellos no comprendían.

El sonido de los pasos atemorizantes del lobo de caperucita roja, las carcajadas de las brujas del bosque y el canto hipnotizante de las sirenas, no eran más que complicados garabatos pintados sobre un papel.

Para ellos, como para muchos niños sordos en Colombia, la única forma de comunicarse era a través de la lengua de señas, su primer idioma.

Pero ahora, gracias al Proyecto Educativo Bilingüe del Instituto Colombiano para Sordos (Insor), en un salón de clases en donde las palabras no son habladas pero están escritas, Mariana una niña de 12 años de edad, cuenta al resto de sus compañeros de clase el cuento "Choco encuentra una mamá".

Sus movimientos, sus señas y sus gestos dan vida a Choco, el pajarito silencioso que protagoniza el cuento.

Sus manos se convierten en el bosque, en el viento y en los animales que aparecen dentro del relato escrito.

Según Jaime Collazos, Subdirector de Investigación de Insor, el programa bilingüe permite que los niños sordos se puedan comunicar de una forma más efectiva y se eduquen de una forma más fácil, ya que a través de la adopción del castellano como segunda lengua, la lectura y la escritura les abre fronteras y conceptos que amplían su campo de interacción con el resto de la sociedad, y permiten una mejor comunicación con sus padres y compañeros de estudio.

Este proyecto que nació en el año de 1997 gracias al apoyo del Colciencias, Insor y la Universidad del Valle, cuenta actualmente con 80 alumnos divididos en seis niveles, 5 profesores sordos y 7 maestros oyentes que utilizan la lengua de señas para dictar sus clases a los niños.

Las matriculas y las mensualidades oscilan entre los 2.000 y 6.000 pesos colombianos según el estrato de la familia del estudiante sordo.

Hoy, en la escuela del Proyecto Bilingüe, gracias al trabajo constante de muchas personas, un pequeño espacio en donde las paredes están forradas hasta el techo con información escrita y visual sobre el cuerpo humano, los inventos más importantes de nuestro siglo, el abecedario, relatos y esquemas de aprendizaje, sirve para que niños como Oscar, Mariana, Leidi y Gustavo reconozcan a través de la lecto escritura del idioma español, un cuento que tal vez jamás les habían contado.

El cuento en el que ellos son los protagonistas de su propio futuro.

FUENTE:VOCESENELELSILENCIO.ORG

  Imprimir