POR EL RECONOCIMIENTO LEGAL DE LA LENGUA DE SIGNOS

El 3 de marzo de 2000 el Consejo de la CNSE aprobaba un Plan estratégico para el año 2000 que incluye entrevistas con los principales responsables políticos de cada Comunidad Autónoma, así como presentaciones en actos públicos y ante medios de comunicación, y que en dichas actividades se impliquen y estén presentes los máximos responsables de cada Federación o Asociación más representativa de cada Comunidad Autónoma".

El reconocimiento legal de la Lengua de Signos Española es una de las líneas prioritarias de actuación de la Confederación Nacional de Sordos de España, ya que la Lengua de Signos es la que las personas Sordas utilizan como lengua vehicular de transmisión de información, conocimientos, cultura...

Esta lengua, reconocida como tal en medios científicos y desde el propio movimiento asociativo de las personas Sordas, no ha obtenido aún un reconocimiento legal.

De ahí que desde la Confederación Nacional de Sordos de España se haya puesto en marcha una acción conjunta con sus Federaciones y Asociaciones para difundir esta lengua y conseguir, además del reconocimiento social, el real.

Así pues, en la Asamblea celebrada el 3 de marzo de 2000, la CNSE presentó el Plan de Acción para el reconocimiento legal de la Lengua de Signos.

Plan que tendrá como acciones fundamentales, la difusión de materiales informativos (videos, guías, folletos), así como la realización de entrevistas y actos públicos en todo el territorio nacional entre responsables políticos y de la propia Comunidad Sorda con el fin de informar sobre la situación de las personas Sordas en España, su organización y la situación de la Lengua de Signos además de difundir información acerca de los documentos elaborados por el Gobierno y concienciar a los responsables políticos de las distintas Comunidades Autónomas así como a la sociedad en general.

Estas acciones serán de vital importancia para poner en práctica las medidas que, en su día, el Gobierno propuso para la progresiva implantación de dicha lengua (BOCG-1999, nº 741 y 806).

El 16 de noviembre de 1997 la Comisión de Política Social y Empleo del Congreso de los Diputados aprobó una Proposición no de Ley en la que instaba al Gobierno a que en no más de un año elaborara un informe detallado de las medidas a adoptar para el progresivo reconocimiento e implantación de la Lengua de Signos.

Transcurrido ese plazo de un año y tras una iniciativa parlamentaria del Grupo Socialista en el Senado, surgen dos grupos de trabajo de los que se derivan sendos informes del Ministerio de Educación y Cultura y del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales .

La falta de ese reconocimiento legal de la Lengua de Signos Española convierte al colectivo de personas Sordas en un grupo desatendido ya que debe enfrentarse, a diario, a múltiples barreras de comunicación que impiden su participación social en igualdad de condiciones que el resto de los ciudadanos.

Las Lenguas de Signos son lenguajes naturales que se han desarrollado independientemente del lenguaje hablado, no se corresponden lingüísticamente ya que tienen estructuras sintácticas y organizativas muy diferentes.

En nuestro país, podemos decir que el número de personas usuarias de la Lengua de Signos Española asciende a más de 150.000, cifra que alcanza las 400.000 si nos referimos a usuarios potenciales: las propias personas Sordas, como otras oyentes vinculadas al movimiento asociativo como a la propia comunidad Sorda como intérpretes, profesionales, familias, estudiantes...

En este sentido, se pretende dar a conocer y sensibilizar a los poderes públicos autonómicos sobre las medidas, recogidas en los documentos realizados tanto por el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales como por el de Educación y Cultura, encaminadas hacia el paulatino reconocimiento de la Lengua de Signos Española en el ámbito de la educación, el trabajo y los servicios sociales.

Fuente: C.N.S.E.

  Imprimir