ENFOQUE PREVENTIVO Y CALIDAD DE VIDA

Doctora María Luisa Martínez-Frías

Las opciones para mejorar la calidad de vida de nuestros hijos han de iniciarse en las etapas anteriores a la búsqueda de un embarazo y deben seguirse durante toda la gestación.

De esta forma, se puede reducir el riesgo que todas las parejas tienen de que el niño nazca con defectos congénitos (que se estima entre el 2 y el 5 por ciento).

Si, a pesar de todo, el nacimiento resultara en un recién nacido afectado o de muy bajo peso, la intervención temprana mejorará la evolución de estos niños y su pronóstico.

La producción de diferentes alteraciones del desarrollo es el resultado de una compleja y estrecha interacción entre factores genéticos y ambientales.

Estos últimos, llamados teratógenos, son producidos por cualquier factor externo al embrión, que llega al mismo tiempo a través de la madre y que altera las pautas normales del desarrollo.

Evitar la exposición a los teratógenos es una forma de prevenir.

La intervención pregestacional debe iniciarse desde el momento en que se decide buscar un embarazo y se debe mantener durante toda la gestación para proteger el embrión desde el mismo momento de la fecundación, cuando todavía no se conoce el embarazo, que es precisamente cuando se desarrollan los órganos del futuro bebé.

La mejor forma de iniciar la prevención es planificar el embarazo y acudir a una consulta pregestacional cuándo aún no se ha abandonado el método anticonceptivo.

En la consulta se detectan los posibles factores de riesgo analizando el historial médico de la pareja, las edades, el historial reproductivo de la mujer, etc.

Se tienen en cuenta enfermedades crónicas, el estado inmunitario de la mujer, la posible necesidad de iniciar la ingesta de dosis suplementarias de Acido Fólico, establecer el tipo de alimentación, etc.

En este periodo, además de la consulta pre-gestacional, la mujer debe recabar más información sobre otras medidas preventivas (alcohol, tabaco, drogas...).

Por otro lado, es interesante conocer la existencia de un "Servicio de Información Telefónica para Embarazadas" (SITE) y de un "Servicio de Información Telefónica sobre Teratógenos Español" (SITTE).

(Extracto del artículo publicado en el último número de la "Guía de la Discapacidad)

Imprimir