MANIFIESTO DE LA CONFEDERACIÓN NACIONAL DE SORDOS DE ESPAÑA
LENGUA DE SIGNOS TAMBIÉN ES PROGRESO

 

El "Día Mundial de las personas Sordas", es un acontecimiento que destaca por su marcado carácter reivindicativo, social y cultural.

Recordando los logros obtenidos en el último año, debemos hacer mención de la destacada actuación en materia de empleo que lleva a cabo el movimiento asociativo de personas Sordas, la puesta a punto de diversos centros en materia de formación e investigación de la Lengua de Signos(*) que se emprenden en toda España, y a la elaboración por parte del Gobierno de sendos informes sobre el reconocimiento de la Lengua de Signos, todo ello fruto de la labor constante, el trabajo y la reivindicación unitaria de nuestro colectivo.

Sin embargo, no podemos por menos que aprovechar este momento para reivindicar una vez más, una serie de derechos y oportunidades que como ciudadanos y ciudadanas debemos de tener, para que la pequeña diferencia que supone ser una persona Sorda no siga dando lugar a grandes consecuencias de desventaja o exclusión social.

Unas oportunidades y derechos, que cada año que pasa, parecen estar más lejos, a pesar de que la civilización y la sociedad toman un rumbo de aparente progreso, que no es tal, y que en esta fecha denunciamos.

ACCESO A LAS NUEVAS TECNOLOGIAS Y ELIMINACION DE LAS BARRERAS DE COMUNICACIÓN

El mundo de las telecomunicaciones está experimentando un avance prodigioso en la sociedad de la información. Pero en toda esta innovación, las personas Sordas vemos cerrar de nuevo puertas que, sin duda, supondrán la construcción de nuevas Barreras de Comunicación del S.XXI.

Es urgente una apuesta decidida por parte de los poderes públicos de impulsar el acceso a Internet y a las nuevas tecnologías para las personas Sordas a través de una formación adecuada y de unos precios asequibles al nivel socioeconómico del colectivo. Muy al contrario, se pregona a bombo y platillo la "sociedad de la información para todos", en la que colectivos de tradicional exclusión social como es el nuestro, vamos a quedar fuera una vez más si no lo remediamos con la lucha y la exigencia de una igualdad efectiva en el acceso a los bienes y servicios que la sociedad ofrece.

Pedimos por ello, un programa público que facilite el acceso real de las personas Sordas a las nuevas tecnologías y a la sociedad de la información como oportunidad de participación igualitaria en ese futuro que está a la vuelta de al esquina.

PROGRESO ES TAMBIEN DERECHO A NUESTRA LENGUA

También en la cuestión El reconocimiento de nuestra Lengua, la Lengua de Signos, y su adecuado status legal continúa como la reivindicación histórica de la CNSE. El gran avance que la aceptación y utilización de la Lengua de Signos experimenta en nuestra sociedad se contrapone al rechazo que las Administraciones Públicas aún mantienen a su reconocimiento. Y, desgraciadamente una vez más, la sociedad va por muy delante de nuestros/as responsables políticos que aun no quieren enterarse que el derecho de las personas Sordas a utilizar su lengua propia ES un derecho que debe ser regulado y reconocido por las leyes, y como tal, no es suficiente con dar pequeñas ayudas o subvenciones institucionales a programas relacionados con la Lengua de Signos, porque eso NO ES reconocer un derecho, una Lengua.

No hay que confundir la labor de promoción e integración social que la Administración tiene con los colectivos más desfavorecidos, con el deber de respeto que nuestro sistema democrático debe tener con las minorías culturales y lingüísticas como la nuestra.

La Lengua de Signos, nos sirve, como minoría lingüística, de medio para la participación en la sociedad en igualdad de condiciones. Es la diferencia entre el concepto de persona Sorda como un simple agente pasivo receptor de ayudas públicas que pretende cierta parte de la clase política, y la verdadera participación democrática como auténticos agentes activos y positivos que el propio colectivo de las personas Sordas pretende y reclama tener en los diferentes ámbitos de la vida pública y privada.

Y dentro de la aplicación práctica del reconocimiento de la Lengua de Signos, está la posibilidad de ofrecer a las nuevas generaciones de niños/as Sordos/as la educación bilingüe que reclamamos y que posibilitará una formación integral y real de la persona Sorda en el futuro. Es un esfuerzo que hoy hacemos todos y todas y de cuyo sacrificio veremos los resultados en un futuro no muy lejano.

En este sentido, hacemos un llamamiento a las Cortes Generales, al Gobierno de la Nación, a los Parlamentos autonómicos, y a sus respectivos gobiernos para que reconozcan legalmente la Lengua de Signos, como lengua natural y propia de las personas Sordas.

ACCESO A TV: SUBTITULACION Y LENGUA DE SIGNOS

Otro aspecto que aparece como de avance y que en realidad no lo es tanto, es la subtitulación y los programas en Lengua de Signos en las televisiones públicas de ámbito estatal y autonómico. A pesar del mayor número de horas que se registran en algunas televisiones privadas, hay que denunciar la actitud pasiva de estas televisiones públicas, en la medida que se financian en un capítulo importante con presupuesto público y, por tanto, de todos y todas. De la producción de programas en Lengua de Signos, merece capítulo aparte por su olvido casi general.

España, en resumidas cuentas, está en los últimos puestos de los países de la Unión Europea con menos del 4% de programación subtitulada, y exigimos un compromiso de mayor esfuerzo para que la situación cambie y las Barreras en el acceso a la información desaparezcan cuanto antes.

RESPETO A LA DIGNIDAD E INTEGRIDAD DE LAS PERSONAS SORDAS

Finalmente, hacemos un llamamiento a la opinión pública sobre la atención que se debe prestar a aquellas prácticas dentro de la comunidad científica que supongan atentar contra la dignidad de las personas Sordas. Esto no significa, ni mucho menos, estar en contra de los avances tecnológicos que suponen ventajas en la formación y el acceso a la información, que mejoren nuestra calidad de vida y que faciliten la participación social en igualdad de oportunidades.

Desde la CNSE, como organización más representativa de las personas Sordas en España, apostamos por la transformación de la sociedad, bajo unos valores de accesibilidad para todos/as, tolerancia y respeto con sus minorías, solidaria con las situaciones de marginación y donde el entorno, lejos de ser una barrera como es ahora, facilite la participación real de las personas Sordas.

(*) Lengua de Signos: Lengua gestual, visual y espacial, que utilizan las personas Sordas como natural y propia dentro de la Comunidad Sorda y que permite una comunicación y transmisión de información y sentimientos al igual que cualquier lengua oral y que popularmente es conocida como "lengua de sordos" o "lengua de las manos".

Fuente: C.N.S.E.

Imprimir