HELEN KELLER

Esta mujer excepcional se llama HELEN KELLER, y creemos que todos los pedagogos del mundo tienen que estimular con el ejemplo de ella a los alumnos perezosos, que dotados de todas las facultades, no consiguen hacer un buen examen, por falta de energía constancia y concentración.

Era una mujer extraordinaria que, en su vida, dio una lección de energía, porque ciega, sorda y muda, consiguió aprender a hablar, escribir y leer, terminó su carrera universitaria, dominó lenguas vivas y muertas, dió conferencias y actuó en cine.

Helen Keller nació en Alabama. Su padre fue capitán del ejército suizo. Por una enfermedad cuando era niña quedó ciega y sordomuda, pero su familia -y ella misma- no se resignaron y lo superaron con voluntad y constancia.

También fue gracias al apoyo y ayuda de tutores y amigos; entre ellos su profesora personal. También Alexander Graham Bell quien la introdujo en sus experiencias de fonética - que lo habrían de llevar a sus conocimientos del teléfono- gracias también al Braile, y al alfabeto manual traído de España inventado por los frailes trapenses que se las habían ingeniado para poder entenderse, ya que no podían hablar por el voto que hacían en aquella época.

Aprendió entonces a leer por el método Braile, aprendió a hablar poniéndose un dedo en la nariz, otro sobre los labios y el pulgar en la garganta.

El tacto le ayudó a oír. Helen no pudo hablar como las personas normales, su voz ronca, era desagradable, pero ella sabía hablar y era escuchada por reyes y jefes de Estado que la cortejaban para que diera conferencias y charlas.

En 1904 terminó sus estudios "Cum Laude" y ese mismo año en la exposición de San Luis habló por primera vez en público.

En 1925 representó el sentir y las necesidades de un grupo de sus ciudadanos preferidos: los impedidos y con limitaciones. Esta gran Dama, en la Convención de los Leones en Cedar Point, Ohio, hizo una súplica que la condujo a ser un símbolo de valor y humanidad cuando dijo "Hago una súplica a ustedes, Leones, que gozan del preciado sentido de la vista...ustedes que son de empuje, valerosos y bondadosos..., quisieran ser paladines del ciego en la cruzada contra las tinieblas?"

Con sus palabras mágicas cambió el curso de la Historia. Desde entonces con su reto a los Leones, Helen Keller, ésta extraordinaria mujer se convirtió en la inspiración del Leonismo pasado y presente.

Helen Keller alcanzó la edad de 88 años. Su fama Mundial no le interesaba; sólo hizo uso de ella para ser útil, para servir a la humanidad, y sobre todo a sus hermanos de infortunio, a los Ciegos y a los Sordos. Murió en Easton el 02 de Junio de 1968.

Imprimir